Un tribunal del Vaticano condena al cardenal Becciu, exasesor del papa Francisco, por delitos financieros

96

Un tribunal del Vaticano condenó al cardenal italiano Angelo Becciu, exasesor del papa Francisco, a cinco años y medio de prisión por delitos financieros.

Becciu, de 75 años, es el funcionario de mayor rango del Vaticano en enfrentar tales cargos en la historia, y alguna vez fue visto como un contendiente papal.

El juicio se centró en un acuerdo inmobiliario en Londres que terminó con enormes pérdidas para la Iglesia católica.

El cardenal negó rotundamente los cargos que incluían malversación de fondos y abuso de poder. Su abogado dijo que su cliente era inocente y presentaría un recurso de apelación.

Becciu estaba siendo juzgado con otros nueve acusados. Todos fueron condenados por algunos cargos y declarados inocentes por otros.

El juicio, que expuso luchas internas e intrigas en los más altos rangos del Vaticano, se había prolongado durante dos años y medio.

Después de que tres jueces pasaron más de cinco horas considerando el veredicto, el presidente del tribunal, Giuseppe Pignatone, anunció que el cardenal Becciu era condenado por malversación de fondos.

Los demás, entre los que se encontraban trabajadores de finanzas, abogados y exempleados del Vaticano, fueron acusados de diversos delitos, incluidos fraude, blanqueo de dinero y abuso de poder. Todos lo negaron.

«Reafirmamos la inocencia del cardenal Angelo Becciu y apelaremos», afirmó el abogado de Becciu, Fabio Viglione, tras el veredicto. «Respetamos el fallo, pero definitivamente apelaremos», insistió.

La trama judicial

El caso, el primero de un cardenal juzgado en un tribunal del Vaticano, fue materia de intriga y artimañas.

Se trataba de acusaciones de irregularidades financieras en la cúpula del Vaticano, una actividad encubierta del tipo que a menudo ha caracterizado al mundo secreto de la Santa Sede.

Se centraba en un edificio que no estaba en el Vaticano, ni siquiera en Roma, sino a mil kilómetros de distancia, en Londres: el número 60 de Sloane Avenue en la próspera zona de Chelsea, un antiguo almacén perteneciente a la tienda por departamentos Harrod’s.

El cardenal Becciu junto al papa Francisco

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,El cardenal Becciu (izq.) fue un asesor cercano del papa Francisco.

En 2014, el Vaticano gastó más de 200 millones de euros (US$220 millones) para adquirir una participación del 45% en el edificio, que estaba previsto convertir en apartamentos de lujo.

En 2018, la Secretaría de Estado del Vaticano había decidido comprar la propiedad directamente, invirtiendo otros 150 millones de euros en la compra.

Supuestamente quien firmó todo el acuerdo fue el cardenal Becciu, quien en ese momento era el sustituto del Vaticano para Asuntos Generales -en efecto, jefe de gabinete del Papa-.

El dinero, parte del cual estaba destinado a obras de caridad, había sido depositado en un fideicomiso dirigido por el financiero italiano Raffaele Mincione, con sede en Londres, quien orquestó la compra.

Cuando más tarde la Secretaría buscó ayuda financiera del propio banco del Vaticano, generó preocupación y una redada de la policía del Vaticano que condujo a los cargos contra Becciu, Mincione y otras ocho personas.

Pero la investigación sobre los asuntos de Becciu no se limitó al acuerdo inmobiliario de Londres.

El cardenal Becciu junto a otros sacerdotes.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,Francisco nombró cardenal a Becciu en 2018.

Desvío de dinero de la Iglesia católica

El cardenal también fue acusado de canalizar grandes sumas de dinero a su diócesis de Cerdeña, parte de las cuales supuestamente benefició a su familia.

Y se alega que pagó casi 600.000 euros a otra de las acusadas, Cecilia Marogna, para ayudar a liberar a una monja secuestrada en Mali.

Los fiscales dijeron que, en cambio, gastó gran parte del dinero en artículos de lujo y vacaciones.

Marogna, que había ofrecido sus servicios al Vaticano como experta en inteligencia, visitó en varias ocasiones la residencia de Becciu. Ambos negaron las acusaciones de una relación sexual.

Los cargos contra Becciu lo convirtieron en el primer cardenal juzgado por delitos financieros.

También llevó al papa Francisco a despojarlo de derechos, incluido el de votar en un futuro cónclave para elegir al sucesor del sumo pontífice.

Después de que el Papa lo destituyera de su cargo en 2020, el cardenal dio una conferencia de prensa para defender su inocencia.

«Hasta las 18.02 del jueves me sentí como un amigo del Papa, un fiel ejecutor de su voluntad», dijo Becciu. «Luego, el Papa dice que ya no tiene fe en mí».

Todo el asunto se convirtió en una prueba para el objetivo de Francisco de limpiar las finanzas del Vaticano, que durante mucho tiempo estuvieron plagadas de escándalos que asolaron el papado de su predecesor, Benedicto XVI.

El resultado del caso podría tener implicaciones significativas para el legado de Francisco como reformador.

línea