Ikea: el accidente por el que la tienda sueca indemnizará con US$46 millones a los padres de un niño que murió aplastado por uno de sus muebles
Jozef Dudek
Jozef Dudek murió después de que los cajones de un gavetero de Ikea modelo Malm le cayeran encima en 2017.

El fabricante de muebles sueco Ikea alcanzó un acuerdo por el que pagará US$46 millones a los padres de un niño que murió cuando varios cajones de un mueble fabricado por esa empresa le cayeron encima.

Jozef Dudek, de 2 años, falleció en mayo de 2017 cuando los cajones de un gavetero de Ikea modelo Malm se desplomaron sobre él en el hogar familiar en California, Estados Unidos.

El mueble, que pesa unos 32 kilogramos, había sido retirado del mercado un año antes por una alerta de seguridad tras la muerte de otros tres menores.

Se trata de la mayor indemnización por homicidio imprudente de un niño en la historia de Estados Unidos, según dijeron los abogados.

Tres hombres participan en una demostración, con una muñeca, de cómo se pueden volcar los cajones de una cómoda Malm de Ikea
Expertos realizaron en 2016 demostraciones del peligro que pueden suponer las cómodas de la línea Malm de Ikea.

“Si bien ningún acuerdo puede alterar los trágicos eventos que nos trajeron hasta aquí, por el bien de la familia y de todos los implicados estamos agradecidos de que el litigio se haya resuelto”, declaró una portavoz de Ikea.

“Seguimos comprometidos en nuestro esfuerzo por abordar esta cuestión de seguridad doméstica tan importante”, añadió.

Una familia devastada

En un comunicado, los padres del niño, Joleen y Craig Dudek, dijeron que están “devastados” por la pérdida de su hijo.

“Nunca pensamos que un niño de 2 años pudiera hacer que un gavetero de 76 centímetros de altura volcara y lo aplastara”, añadieron. “Solo después supimos que el mueble era inestable por diseño“.

Exposición de un gavetero Malm de Ikea en China
Los gaveteros Malm fueron también retirados de las tiendas de Ikea en China en 2016.

“Contamos nuestra historia porque no queremos que esto le suceda a otra familia”, prosiguió la pareja, que instó a cualquiera que todavía tenga uno de los muebles retirados del mercado a devolverlo.

La familia también dijo que donarán US$1 millón del acuerdo a grupos que trabajan para proteger a los niños de productos peligrosos.

Retirada del mercado

En 2016, Ikea llamó a sacar del mercado norteamericano millones de gaveteros Malm por una alerta de seguridad. Fue el retiro más grande de un producto del mercado en la historia de la compañía.

Inicialmente, la empresa aconsejó a los clientes utilizar una sujeción de pared para estos muebles, pero la muerte de un tercer niño hizo que Ikea decidiera retirarlos.

Camden Ellis y Curren Collas, de 2 años cada uno, y el bebé de 23 meses Ted McGee fueron todos aplastados por este tipo de gavetero.

De izquierda a derecha: Camden Ellis, Curren Collas y Ted McGee
De izquierda a derecha: Camden Ellis, Curren Collas y Ted McGee, tres niños que murieron aplastados por cajones de gaveteros Malm de Ikea.

En diciembre de ese año, la empresa aceptó pagar US$50 millones en un acuerdo combinado con las familias de los tres niños.

Bajo aquel acuerdo, Ikea se comprometió a vender en EE.UU. solamente gaveteros que cumplan con -o excedan- los estándares voluntarios de seguridad nacional para unidades para guardar ropa.

Las muertes propiciaron que la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE.UU. lanzara una campaña educativa sobre el riesgo de caída de los muebles con cajones.

En 2017, Ikea volvió a lanzar una orden de retirada en EE.UU. y Canadá.

La empresa dijo que unidades de su línea Malm y otros gaveteros y tocadores suponen “un serio peligro de volcado y aprisionamiento” si no están sujetos a la pared de forma segura.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment